Saltar al contenido
Artículo Musical

Tipos de maderas en los violines

La destreza o experticia con la cual se ejecuta un instrumento de cuerda es uno de los aspectos esenciales para un buen sonido. Sin embargo, un elemento clave, cuando no el más importante, es la clase de material con la cual está construido el instrumento, el tipo de cuerdas que usamos y el arco.

En este artículo hablaremos de los tipos de maderas que se usan en la fabricación del violín y cuáles son determinantes para un buen sonido.

Maderas de un violín de estudio

Las maderas usadas en la producción de violines genéricos son, por lo general, pino o abeto joven. Algunos violines de estudio de calidad están construidos en abeto y arce de secado natural, y suelen ser más costosos que los violines fabricados a grandes volúmenes. La caja de resonancia del violín es construida en dos tipos de maderas: abeto para la tapa superior y arce para el fondo o tapa inferior.

Por lo general, el cordal, la mentonera y el diapasón son fabricados en ébano al ser una madera resistente. En algunos casos, es posible encontrar mentoneras que no son fabricadas en ébano, como es recomendado, sino en cualquier otra madera, y se tiñe de negro para disimular este material. Por ello, antes de comprar un instrumento, es aconsejable frotar con la yema de los dedos la madera del diapasón y verificar que el color no se desprenda.

Tipo de barniz

El barniz es un detalle de importancia en el acabado final del instrumento pues puede alterar algunas cualidades de la madera al determinar cuántas vibraciones absorbe, al tiempo que protege a la misma de la humedad. En violines de estudio se usan barnices a base de alcohol, una mezcla entre aceites y alcoholes o barnices industriales, a base de sustancias sintéticas. Algunos fabricantes, incluso, prefieren usar barnices con acabado brillante y colores diferentes al de la madera para que sean más llamativos.

Maderas de un violín profesional

Las maderas de un violín profesional provienen de árboles robustos, por lo general abeto rojo (un árbol originario de los países nórdicos) y arce (nativo del suroeste de Asia y centro y sur de Europa o maple en Canadá). Aunque algunos violines de estudio también incluyen este tipo de maderas hay una diferencia en el tratamiento de las mismas, en el secado y tipo de construcción. Para violines profesionales, por ejemplo, se usan secados de 5, 6 o 7 años, mientras que para violines de estudio se usan maderas de árboles jóvenes y el secado dura de 1 a 2 años.

El mango o diapasón del violín, el cordal y mentonera son fabricados en ébano (nativo del sur de India, Sri Lanka, y el oeste de África) o jacaranda (originario de América intertropical y subtropical), dado que este tipo de madera brinda un sonido profundo y “maderil”, propio de los instrumentos de cuerda. Además, debido a su densidad y estabilidad, es un material resistente a la fricción de las cuerdas de violín por lo cual resiste el paso del tiempo.

Tipo de barniz

Algunos lutieres utilizan barniz artesanal, por lo general a base de aceite o resinas. El lino es uno de los más utilizados, pero cada lutier puede agregar sustancias para cambiar sus propiedades.

Algunos, inclusive, emplean recetas secretas para barnizar el instrumento y darle un toque personalizado al sonido.

Es conocido, por ejemplo, que las maderas de los instrumentos fabricados por las casas Stradivarius y Guarneri contenían trazas de minerales y oligoelementos como el calcio y el aluminio, aunque no se sabe si los lutieres sometían la madera a procesos químicos o si fueron los leñadores quienes realizaban estas prácticas antes de vender la madera.

Hasta el momento no existen réplicas de las casas Stradivarius y Guarneri que permitan conservar el sonido que producen, pese a que el proceso de descomposición de estos instrumentos que datan de del siglo XVIII no se detiene. “En 100 años muchos instrumentos Stradivari y Guarneri perderán su acústica. Estos instrumentos no durarán para siempre”, Hwan-Ching Tai, profesor de química, en entrevista al diario The New York Times.

Referencia bibliográfica

The New York Times. (2016). Diario de noticias. La madera podría ser la causa del brillante sonido de los violines Stradivarius. Recuperado de: https://www.nytimes.com/es/2016/12/29/la-madera-podria-ser-la-causa-del-brillante-sonido-de-los-violines-stradivarius/